Cómo mejorar la intimidad con prácticas intencionales

Tener intimidad con alguien es dejarnos ver y ver abiertamente a cambio. En el corazón de los deseos relacionales humanos, anhelas ser visto como los seres complejos y auténticos que eres. Sin embargo, a pesar de anhelar la intimidad, no todos saben cómo lograrlo. ¿Cómo creas un espacio en tu relación para mostrarte como eres e invitar a tu pareja a hacer lo mismo?

Si bien la intimidad no se limita a las relaciones románticas, este tipo de asociaciones ofrecen un contenedor para la exploración mutua de las profundidades internas. Cuando estás en una relación romántica construida sobre una base de respeto y confianza mutuos, tienes la base necesaria para abrirte de maneras más profundas. De eso se trata la intimidad. Es una práctica de quitar capas externas de quién eres para llegar al corazón de lo que piensas, sientes y experimentas.

Mejorar la intimidad en las relaciones románticas puede incluir la conexión sexual. Sin embargo, sin intimidad emocional o espiritual, el sentido de unión será incompleto. Establecer intimidad emocional o espiritual es el lugar para comenzar a acercarse. Puedes explorar esto a través de la atención plena.

De hecho, la intimidad no es posible sin la atención plena, que es la práctica de prestar atención abierta y sin prejuicios a tu experiencia. Le permite ofrecer a su pareja una mayor presencia, paciencia, compasión y aceptación. Estas cualidades son vitales para que te sientas seguro al comparti