Consejos para gozar una relación interracial

En este crisol de etnias, las relaciones interraciales son bastante recurrentes. Como detallan las estadísticas sobre las relaciones interraciales, el planeta está mudando para mejor en este asunto. Conforme la gente de distintas etnias se conocen mejor por medio de los adelantos en los medios y los viajes, las diferencias entre ellas se desdibujan naturalmente y las semejanzas se hacen mucho más obvias. No obstante, las relaciones interraciales tienen la posibilidad de proponer retos únicos. Por fortuna, el respeto y la entendimiento mutuos tienen la posibilidad de contribuir a solucionar estos inconvenientes.

Definición de una relación interracial

Antes el término «interracial» se refería a personas de distintas colores de piel, por norma general en el mismo país. Hoy día, asimismo puede referirse a personas de distintas etnias, si bien su piel parezca exactamente la misma. El planeta es poco a poco más pluricultural, y hay parejas «mixtas» de todas y cada una de las variedades.

La relevancia de la entendimiento cultural

El encontronazo cultural puede suceder en cualquier relación entre personas de distintas orígenes, pero es más habitual en las relaciones interraciales. Un encontronazo cultural es un enfrentamiento que se genera en el momento en que la gente creen en valores culturales distintas, y cada uno de ellos considera sus valores como los «adecuados».

La forma en que la gente son educadas influye en su visión de la vida, introduciendo sus ideas sobre los permisos de las relaciones, las diferencias de género, el cariño y el respeto. Para comprender absolutamente a tu pareja, es esencial que sepas de dónde viene. Merece la pena tomarte el tiempo para realizar las próximas cosas.

  • Estudiar su país de origen.
  • Comprender a su familia, si es viable.
  • Llevar a cabo cuestiones para determinar sus ideas y opiniones.

Antes que tú decidas empezar una relación con alguien de un origen étnico diferente, sería sensato comprobar los inconvenientes y ventajas de las citas interraciales. Si bien el cariño no posee fronteras, asimismo debes estimar si tus valores culturales son compatibles. En el momento en que hay un encontronazo cultural, es bien difícil comprender y llevarse bien con la otra persona.

Pareja que se toma un selfie

Lugar de la entendimiento religiosa

Los inconvenientes asimismo son recurrentes en las relaciones entre personas con distintas orígenes religiosos. La religión tiene una fuerte predominación en la vida de bastante gente, y las opiniones religiosas finalmente entran en juego en las relaciones. Por poner un ejemplo, el Islam clásico tiene ideas muy establecidas sobre los permisos de hombres y mujeres en el matrimonio. Una mujer no musulmana puede ser asombrada y absolutamente desprevenida frente a las esperanzas de su pareja musulmana conservadora.

Si tú y tu pareja son de distintas etnias, tal como de distintas orígenes religiosos, es esencial que charlen de esto antes que tu relación se vuelva seria. Si ninguno de ustedes es especialmente espiritual, probablemente esto no sea un inconveniente. No obstante, si uno o los dos son increíblemente espirituales, esto podría transformarse en una diferencia explosiva.

Si tú tienes la intención de que esto se transforme en una relación en un largo plazo, tú tienes que debatir:

  • Si tienen hijos, ¿qué religión proseguirán?
  • ¿Se les permitirás a los dos seleccionar religión libremente?
  • ¿Si aguardan que uno o los dos estudien la religión del otro?
  • ¿Si aguardan que uno de ustedes se transforme?

Sobrepasar las barreras del idioma

De manera frecuente diríase que los hombres y las mujeres charlan lenguajes distintas. Este tema es aún mucho más evidente en las relaciones interraciales. En ocasiones, las parejas de distintas orígenes tienen formas radicalmente distintas de charlar. Alguien de un país diferente, por poner un ejemplo, podría no comprender en un inicio un término de la jerga y podría ofenderse inapropiadamente. En otras ocasiones, entre los 2 no es de charla nativa y se generan malentendidos.

En el momento en que se combaten a estos inconvenientes, la paciencia y el sentido del humor asisten mucho. Tómate asimismo el tiempo para estudiar el idioma de tu pareja. Esto no solamente los va a ayudar con la comunicación, sino asimismo te probará qué con seriedad quieres que esta relación ande.

Sobrepasar los inconvenientes de las relaciones interraciales

Sólo algunas de las relaciones interraciales hallan inconvenientes – bastante es dependiente de la civilización donde la pareja vive y socializa. La mayor parte de los inconvenientes se tienen la posibilidad de solucionar si no se toman bastante seriamente todas las expresiones y cada acción de los extraños y de la gente próximas a ustedes por igual. Disculpa a la multitud por su ignorancia y elige tus peleas esmeradamente.

Pareja en la calle con aspecto serio

Asaltos valientes o sutiles a la raza o cultura de tu pareja

Más allá de que es verdad que los racistas hay y supuestamente les gusta mucho comunicar sus críticas tóxicas, en ocasiones las expresiones ofensivas surgen de personas que no se dan cuenta de que son ofensivas primeramente. La gente próximas a ti tienen la posibilidad de sentirse cómodas realizando cuestiones o afirmaciones sobre la raza o cultura de tu pareja sin percatarse de que están fomentando estereotipos que tienen la posibilidad de considerarse ofensivos. La manera en que tú manejes esto es dependiente del ambiente y de tu deseo de educar a la multitud:

  • Solicita aclaraciones sobre la declaración o pregunta.
  • Diles que tú no puedes charlar ni por la raza ni por la civilización de tu pareja.
  • Explícales por qué razón el interrogante o afirmación fue ofensiva.
  • Acaba la charla y vete.

La furia apuntada hacia ti

La gente de tu raza o cultura tienen la posibilidad de trasmitir enojo por dado que hayas «descuidado» a tu «propia gente», del mismo modo que la gente de la raza o cultura de tu pareja tienen la posibilidad de regañarte por haber sacado a uno de «su gente» de su conjunto de probables citas o uniones. E inclusive si esto se muestra como una broma, todavía es algo belicoso y también desinformado.

  • Reafirma tus sentimientos hacia tu pareja sin importar lo más mínimo su raza o cultura.
  • Dile a la multitud que no es tema de ellos con quien escojas estar.
  • Afirma a la multitud que tu pareja no les fue «robada» y que entró en la relación de manera voluntaria.
  • Acaba la charla y vete.

Gente asombrada por su estatus

En un conjunto, posiblemente la multitud no acepte de forma fácil que ustedes 2 son una pareja. Esto puede ser precisamente molesto, en especial si supones que las suposiciones de los que te cubren están arraigadas en el racismo o el elitismo cultural. Tú tienes muchas opciones para lidiar con esto, introduciendo, pero no con limite a:

  • Enseñar signos externos de su estatus como pareja (brazos cerca del otro, tomarse de las manos, mantenerse uno al costado del otro) según sea correspondiente para el ambiente.
  • Enseñar a tu pareja como tu pareja.
  • Reírte y no poner bastante énfasis en lo que opínan el resto.

Apropiación cultural

Un integrante de la pareja puede empezar a asumir de forma involuntaria hábitos de la otra persona – o sea común en las relaciones. Pero en el momento en que esos hábitos son partes arraigadas de la civilización de la otra persona, llegan a ser ofensivos o parecer una apropiación cultural. Una charla franca entre las parejas sobre por qué razón esos hábitos son destacables para su cultura habría de ser bastante para aclarar el malentendido y, con suerte, lograr que la persona deje de actuar de esta manera.

Sostener las identidades particulares es saludable

Si alguno de los 2 integrantes de la pareja (o los dos) se identifica poderosamente con un conjunto racial o étnico, es escencial que se le deje proseguir la asociación con ese conjunto. Para varias personas, la raza y la etnia son elementos esenciales de su identidad.

A fin de que las relaciones sean realmente saludables, las dos partes han de ser libres de ser ellas mismas y de aprobarse mutuamente, según Margaret Paul, Ph.D. en un producto anunciado por el Huffington Articulo. Ninguno de los 2 debería tener que cambiar sus reglas culturales, religión o valores. En cambio, cada parte debe estudiar a admitir los antecedentes, la educación y las perspectivas del otro.

Parejas en el sofá comiendo palomitas de maíz

Entender a la familia

Suponiendo que tú conoces a alguien de una raza diferente, pasas tiempo con él o ella, se enamoran y aprenden sobre las etnias el uno del otro. Si al final decides que andas listo para casarte, todavía vas a tener un obstáculo que combatir: comprender a los progenitores y a la familia del otro.

Si tienes suerte, ellos comprenderán absolutamente tus sentimientos y se alegrarán de que su hijo haya encontrado a alguien que lo ame y lo aprecie. Lamentablemente, este es un planeta donde una actitud tan abierta y cariñosa es la salvedad y no la regla.

Aquí hay ciertos avisos para guiarte a contestar cuestiones incómodas o a lidiar con la hostilidad discreta.

  • Continúa abierto a la iniciativa de que los progenitores tienen la posibilidad de ser de cabeza clausurada. Tienen la posibilidad de tener prejuicios muy arraigados en oposición a que su hijo se case con alguien de una raza diferente. Tienen la posibilidad de ser combativos o presentarse frente a ti malhumorados y molestos. En el momento en que prepares tu forma de pensar con anticipación, no deberás tomarte su prejuicio como algo personal. Sus críticas negativas no tienen relación con tu valor como persona.
  • En el momento en que charles con los progenitores, ten paciencia. Dales tiempo para amoldarse, cambiar sus esperanzas o sobrepasar cualquier malentendido racial apoyado en estereotipos.
  • Sé amable y gentil. Esto va a hacer que sea mucho más bien difícil para ellos localizar alguna culpa en ti. Es bien difícil disgustarse con alguien que es caluroso, desprendido y con buenas pretenciones. Sus prejuicios empezarán a perder fuerza y deberán replantearse sus críticas sobre el tema.
  • Recluta a los hermanos o familiares de tu pareja que estén en pos de su relación. En el momento en que los progenitores vean lo bien que el resto de la familia se está amoldando al cambio en la vida de su hijo, se van a ver obligados a revaluar sus perspectivas. Transcurrido un tiempo, posiblemente dejen de opinar que su hijo debe casarse con alguien que tenga exactamente el mismo color de piel.
Reunión de pareja con la familia

De qué manera conducir a los amigos oponentes

Posiblemente tus amigos o los amigos de tu pareja no estén según tus proyectos. Claramente, esto no es un inconveniente. Si estos amigos no están apasionados en tu felicidad o en la alegría de tu pareja, ¿verdaderamente tienen la posibilidad de ser considerados amigos? Piensa en ello. ¿Verdaderamente deseas estar cubierto de gente que te juzgue y te condene, que cotillee a tus espaldas y que no le importen tus mejores intereses?

La clave es concentrarse en sus semejanzas

Pese a las diferencias, la gente son personas y el cariño es amor. Si verdaderamente has encontrado tu pareja, vas a ser con la capacidad de sobrepasar cualquier obstáculo. Si bien es esencial admitir y admitir las diferencias, es más esencial honrar sus semejanzas. Todas y cada una de las relaciones precisan un término medio. Para una relación cariñosa en un largo plazo, es esencial que compartas una visión básica de la vida y que poseas valores afines. Con amor, respeto mutuo y una base sólida, ¡puedes sobrepasar cualquier cosa!

Similar Articles

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Advertisment

Instagram

Most Popular

11 maneras de probarle amor a tu novio

La preocupación de probar tu amor es un aspecto muy femenino. La mayor parte de los hombres eligen los medios...

Qué llevar a cabo y qué no realizar en tu primera cita

Meditar sobre lo que deseamos realizar en una primera cita puede ser un desafío, pero asimismo puede ser realmente entretenido...

De qué forma olvidar un amor irrealizable

Hay amores que sencillamente no tienen la posibilidad de ser pues los dos procuran cosas distintas o pues sus caminos...