Cultivando el yo más sabio

Cuando nos enfrentamos a una decisión difícil: dejar un trabajo que ya no está alineado con nuestros valores y pasiones, buscar nuevas posibilidades pero arriesgarnos al fracaso, o permanecer en un trabajo que brinde seguridad financiera confiable y una red social gratificante, pero arriesgándose a morir vid en una inercia embrutecedora …

Es valioso poder consultar con alguien que tenga nuestros mejores intereses en el corazón y que pueda brindar consejos, orientación y apoyo verdaderamente sabios. Y el mejor recurso para esa sabiduría y cuidado puede ser nuestro propio yo más sabio.

El yo más sabio es una figura imaginaria, evocada a través de la visualización guiada, real para el cerebro, que encarna las cualidades positivas que conducirían a la resiliencia y el bienestar: sabiduría, coraje, paciencia, perseverancia. Este yo más sabio es alguien que realmente se preocupa por ti y te ofrece su comprensión, apoyo y orientación para ayudarte a cambiar y crecer. Tu yo más sabio podría ser una versión de ti mismo dentro de cinco o diez años, cuando hayas cumplido tus aspiraciones de fuerza, competencia y empoderamiento. Su yo más sabio podría provenir de una combinación de muchas personas que ya le han sido útiles: modelos a seguir, mentores, benefactores.

Este yo más sabio es realmente una encarnación de nuestra propia sabiduría intuitiva. Puede plantear un problema o una pregunta en particular a este yo más sabio y luego escuchar la respuesta, que proviene de su propio conocimiento profundo y confiable.

Ejercicio: cultivar el yo más sabio

1. Encuentre una posición cómoda para sentarse tranquilamente. Permita que sus ojos se cierren suavemente. Respire profundamente unas cuantas veces en su vientre y permita que su conciencia penetre más profundamente en su cuerpo. Permítase respirar cómodamente. Tome conciencia de relajarse en un suave campo de bienestar.

2. Cuando esté listo, imagine que está en nuestro propio lugar seguro, en algún lugar donde se sienta cómodo, seguro, relajado y relajado. Puede ser una habitación de su casa, una cabaña favorita en el bosque o un lugar junto a un estanque o lago, o en un café con un amigo.

3. Luego, infórmate que vas a recibir una visita de tu yo más sabio, tal vez una versión más vieja, más sabia y más fuerte de ti mismo. Alguien que encarna las cualidades a las que aspira, y que sea maduro y esté asentado en ellas.

4. A medida que su yo más sabio llega a su lugar seguro, imagine a su yo más sabio con bastante detalle. Fíjate cuántos años tiene tu yo más sabio, cómo están vestidos, cómo se mueven. Observe cómo saluda a su yo más sabio. ¿Sales a conocerlos? ¿Los invitas a entrar? ¿Se da la mano, se inclina o se abraza?

5. Imagínese sentado y hablando con su yo más sabio, o dando un paseo juntos. Fíjate en su presencia, su energía y cómo te afecta.

6. Luego, comience una conversación en su imaginación con su yo más sabio. Puedes preguntarle a tu yo más sabio cómo llegaron a ser quienes son…. Pregunte qué les ayudó más en el camino…. ¿De qué tuvieron que dejar ir para convertirse en quienes son? … ¿Pueden compartir ejemplos de cuándo y cómo triunfaron sobre la adversidad?

7. Puede optar por preguntarles sobre un problema o desafío en particular que esté enfrentando ahora. Observe los consejos que ofrece su yo más sabio que puede llevar consigo. Escuche atentamente todo lo que tienen que decirle.

8. Imagínese cómo sería encarnar su yo más sabio. Invítelos a formar parte de usted. Observe cómo se siente habitar su yo más sabio de adentro hacia afuera y experimentar su yo más sabio dentro de usted. Cuando esté listo, imagine que su yo más sabio se separa de usted nuevamente.

9. Imagínese que su yo más sabio le ofrece un regalo —un objeto, un símbolo, una palabra o frase— para recordarle este encuentro. Reciba este objeto en su mano y colóquelo en algún lugar de su ropa para guardarlo. Tu yo más sabio te hará saber su nombre; recuérdalo bien.

10. Mientras se prepara para irse, tome unas cuantas respiraciones suaves para anclar esta conexión con su yo más sabio. Sepa que puede evocar esta experiencia de encontrarse con su yo más sabio en cualquier momento que elija. Imagínese agradeciendo a su yo más sabio por el tiempo que han pasado juntos; imagina decir adiós.

11. Tómese un momento para reflexionar sobre toda esta reunión y conversación. Observe cualquier conocimiento o cambio de la experiencia.

12. Puede optar por escribir su experiencia con su yo más sabio para ayudar a integrarla en su memoria consciente y usarla cada vez que necesite orientación interna sobre cómo ser más resistente.

Al igual que con cualquier uso de la imaginación para crear recursos internos, todo lo que puedas imaginar es real para el cerebro. Está utilizando la red de proceso de modo predeterminado en su cerebro para crear un recurso interno confiable de sabiduría y resistencia. Cuanto más practiques encontrarte con tu yo más sabio, más confiablemente podrás evocar su sabiduría al responder a los desafíos y dificultades de tu vida.

Similar Articles

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Advertisment

Instagram

Most Popular

25 oraciones de amor y aprecio gay

El cariño entre 2 personas, así sea del mismo sexo o del sexo contrario, expresado en expresiones puede ser dulce,...

3 maneras de reiniciar tu relación cariñosa

Puedes rebobinar esa película a tu parte preferida. ¿Por qué razón no procurarlo en tu relación? Todas y cada una...

Verdades profundas sobre los inconvenientes de seguridad en las relaciones

Si tienes inconvenientes de seguridad en las relaciones, posiblemente debas retroceder un paso para investigar por qué razón los tienes...
You cannot copy content of this page