Disminuir el impacto en los niños después del divorcio

El matrimonio es un evento que cambia la vida, aunque quizás no tanto como un divorcio, especialmente si hay niños involucrados. El divorcio hace que la crianza de los hijos sea exponencialmente más difícil porque los niños necesitan estabilidad. Necesitan relaciones independientes con cada padre, libres de la influencia de cualquier negatividad entre los dos padres. Se llama crianza compartida y es un concepto que reconoce que los niños necesitan DOS padres que comprendan y respeten la importancia del uno al otro en la vida de esos niños, a pesar de sus sentimientos mutuos. Aquí hay algunos consejos sobre la crianza compartida con su ex, incluso si su excónyuge no coopera: