El síndrome de Peter Pan en los hombres – Consejos de amor

El síndrome de Peter Pan es un trastorno psicológico, pero no está clasificado como un trastorno patológico. Por lo tanto, no se considera una enfermedad mental, aunque los síntomas son de naturaleza psíquica. Afecta principalmente a los hombres y se manifiesta por el miedo a convertirse en adulto.

Las causas pueden surgir de la infancia y/o adolescencia de la persona afectada. Si la persona se da cuenta de su malestar, puede curarse por sí misma o buscar ayuda de un médico. El tratamiento es necesario porque el trastorno repercute en la vida profesional, social, amorosa y sexual de la persona.

Una breve lección de psicología sobre el Síndrome de Peter Pan

Peter Pan, ¿quién de nosotros desconoce la famosa historia del niño que tuvo miedo de crecer? De ahí viene el síndrome de Peter Pan. En la vida real, no tienes que pasar una estrella para llegar al País de Nunca Jamás. Para los hombres con el síndrome, todo está en sus cabezas. Por eso se llama psicológico. A diferencia de los niños perdidos, ellos crecen pero permanecen jóvenes en sus cabezas.

Permaneciendo jóvenes en sus cabezas: algunos hombres han permanecido como niños, otros como adolescentes. Básicamente, si escondes el lado psicológico, sólo puedes llamarlos inmaduros. Sin embargo, puede ser más profundo y contener un malestar. Como Peter Pan, el hombre afectado está ansioso por convertirse en un adulto responsable. Sin embargo, no está clasificada como una enfermedad mental, ya que no ha sido reconocida científicamente por la profesión médica.

Según los estudios realizados por psicoanalistas, se produce en la edad adulta temprana, cuando el hombre comienza a adquirir responsabilidades. Los más afectados son principalmente las personas de familias acomodadas. Los hombres son los más afectados en comparación con las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas?

Un hombre con el síndrome de Peter Pan es fácil de reconocer. Los síntomas son los mismos para todos:

  • Narcisista: exige mucha atención y admiración. Rara vez muestra empatía. Para él, sólo hay dos tipos de personas: el ganador y el perdedor. También puede guardar rencor y enfadarse si lo desaprueba.
  • Irresponsable: Tiene miedo de la responsabilidad, por lo que prefiere encerrarse en sí mismo. Huye de los compromisos y esto puede implicar un compromiso profesional.
  • Insociable: es incapaz de vivir en sociedad y de tener una relación amorosa o amistosa.
  • Depresivo: La depresión se caracteriza por los siguientes síntomas: autodesprecio, culpa, falta de concentración, pensamientos oscuros, falta de atención, pérdida de memoria, lentitud de la actividad, insomnio o hipersomnia, trastorno del apetito, pesimismo, trastorno sexual, sentimientos de abandono, soledad e inutilidad.
  • Falta de confianza en sí mismo: al desvalorizarse y perder lógicamente la confianza en sí mismo. Su lado dependiente también puede tener un vínculo con esta falta de confianza en sí mismo.
  • Un comprador compulsivo: es una especie de mecanismo de defensa y adaptación para luchar contra su ansiedad y estrés. Su lado irresponsable también lo empuja a hacerlo sin saber cómo manejar el dinero y los gastos.

Además de los síntomas mencionados, existen otros síntomas psicológicos:

  • Aplazamiento: Pospone sus tareas asignadas a otro día.
  • Parálisis emocional: Tiene dificultad para expresar sus emociones y sentimientos a los que le rodean. Cuando se expresa, puede ir a exceso: muy triste, muy feliz, muy enojado. A veces esconde sus emociones detrás de las bromas infantiles que hace a los demás.
  • Dificultad social: tiene dificultad para hacer amigos. Siente una gran necesidad de pertenecer a un grupo por su sentimiento de soledad y el miedo a estar solo.
  • Pensamiento irracional o mágico: es una mentalidad primitiva relacionada con la superstición y el subconsciente. A menudo niega sus faltas: piensa que si algo está mal, es culpa de los demás, incluso si es realmente su propia culpa.
  • Problema con los lazos paternos: con su madre, tiene dificultad para expresarse sin ira y violencia. A medida que crezca, puede sentirse culpable por su comportamiento con ella.
  • Problema con la sexualidad: el infantilismo y la inmadurez pueden afectar la sexualidad de un hombre. Luego se esconde detrás de su máscara de hombre cruel, macho y sin corazón. La mayoría de los hombres con el síndrome de Peter Pan pierden su virginidad alrededor de los 20 años. Esto puede avergonzarlos y hacer que inventen mentiras.

Posibles causas del síndrome de Peter Pan

Este síndrome puede tener sus raíces en la infancia humana. Puede que haya experimentado la ausencia paterna, porque su padre se fue o se desvalorizó. Como resultado, el niño se convierte en un apoyo para su madre que es responsable de todo. Entonces le resulta difícil situarse en su papel de niño, porque ya está asumiendo responsabilidades de adulto. Da vida a su intelecto y silencia sus emociones. Por eso permanecen bloqueados en la infancia, lo que explica por qué el hombre es impulsivo e infantil.

Por el contrario, si la madre está ausente, el padre también puede confiar en su hijo. Las consecuencias son entonces las mismas, ya que también se encuentra con responsabilidades.

Además de la repentina asunción de responsabilidad, la sobreprotección durante la infancia también puede causar el síndrome de Peter Pan. Al sobreproteger a su hijo, los padres inconscientemente lo llevan a la pérdida. En efecto, se encuentra desarmado en el cruel mundo de los adultos, ya que está acostumbrado a vivir en un mundo sin defectos.

¿Has oído hablar de los «adulescentes»? Además del problema de la infancia y la educación, el síndrome de Peter Pan también puede ser causado por factores externos. Puede ser económico o sociológico. En el mundo actual, los jóvenes se ven obligados a vivir una adolescencia tardía. Casi la mitad de los jóvenes de hoy en día todavía viven con sus padres entre los 18 y 29 años.

La sociedad moderna educa a una generación en la inmadurez, la duda, el cinismo, el miedo, la impotencia y el infantilismo. Esto explica las personalidades superficiales, insignificantes, plásticas y simpáticas. Lo más triste es el hecho de que los jóvenes de este mundo no tienen límites.

Los tratamientos para el síndrome

El Síndrome de Peter Pan es bastante difícil de tratar porque la persona afectada a menudo niega su condición y su malestar. Es entonces importante que la persona sea consciente de los síntomas para que pueda aceptar tratarlos. Algunas personas se las arreglan para cambiarse a sí mismas a través de la conciencia.

En el caso de otros, es necesario consultar a un terapeuta profesional para que los ayude y los oriente. Si la persona acepta, es preferible ver a un psiquiatra porque es capaz de llegar a la raíz de su malestar. Al determinar las causas, es más fácil comenzar la terapia y curarlo.

Las consecuencias del síndrome en la vida de una pareja

Es normal que el comportamiento de un hombre con el síndrome de Peter Pan afecte a la pareja. También puede tener un impacto negativo en su vida social y profesional. Como no puede dejar el nido familiar, su pareja también debe involucrarse en él. Sin embargo, debe ser consciente de que con los suegros, la relación es a menudo complicada.

Por eso es difícil para un hombre mantener una relación amorosa. Él sigue dependiendo de sus padres, mientras que su esposa busca una relación estable con dos personas estables y responsables a la cabeza. Sí, una relación es entre dos personas, si una es demasiado inmadura, es normal que la otra asuma todas las responsabilidades. Si no es lo suficientemente fuerte, termina dejándolo y abandonándolo, a pesar de su amor por él.

¿Cómo se trata a un hombre que tiene el síndrome de Peter Pan?

Una mujer puede ser movida por el espíritu despreocupado y entusiasta de un hombre. Eventualmente, se cansa de ello. Para tratar con este tipo de hombre, primero tienes que entender por qué es así. También debes hacerle entender que estás ahí para apoyarlo en sus ansiedades.

Piensa en las cosas buenas: permanecer joven en la cabeza sigue siendo ventajoso. Sólo tienes que poner un límite, y no dejarlo merodeando por la casa todo el día.

Lo más importante, es que debes animarlo gradualmente a buscar ayuda. Intenta hacerle entender que su comportamiento es anormal. Juega un poco como un psiquiatra pidiéndole que te cuente sobre su infancia. Esto le ayudará si decide llamarte para hacer terapia algún día.

Cuando se esfuerce, debes seguir animándolo y también debes tener paciencia. Una enfermedad puede tardar mucho tiempo en curarse si es realmente profunda.

Similar Articles

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Advertisment

Instagram

Most Popular

4 cartas de amor apasionadas para tu pareja

Las cartas de amor proponen una manera de sostener y reforzar la privacidad, sin importar lo más mínimo qué forma...

Especificaciones de un cortejo piadoso

Muchas relaciones se fundamentan en el cariño a un deporte, un pasatiempo o una atracción física, pero un cortejo piadoso...

31 señales sospechosas de que hay infidelidad

¿Andas intentando encontrar señales de infidelidad en tu cónyuge o pareja? Más allá de que hay varios signos que puede...
You cannot copy content of this page