Ideas para el cuidado personal

¿Cómo encaja el cuidado personal en una relación? Es un elemento esencial de la salud psicológica de cada individuo e impacta las relaciones de ese individuo. Veremos algunas ideas para el cuidado personal.

Recuerdo que mi madre hacía demasiado. Durante muchos años, dirigió la casa, trabajó a tiempo completo e hizo muchas de las tareas del hogar. No tenía tiempo para las cosas que amaba. Ella quedó atrapada en este momento de hacer demasiado. Se puso furiosa, aguda y frustrada. Estaba preocupado por ella.

Mi madre se sacrificó demasiado, lo que afectó no solo su felicidad, sino la de sus hijos y probablemente también la de mi padre.

Estas dinámicas familiares surgieron tanto de la historia de mis padres como de la relación de mis padres. Las relaciones son sistemas de dos personas. Sin embargo, a veces este sistema está desequilibrado. Un sistema familiar desequilibrado puede ocurrir por una variedad de razones. En el caso de mi madre, vio que necesitábamos más ingresos y quería que sus hijos tuvieran lo suficiente. Ella era trabajadora y práctica. Mi padre era artista y sus ingresos fluctuaban. También era, en muchos sentidos, mucho más egoísta.

Una relación o sistema familiar puede desequilibrarse por muchas razones. Quizás no sepamos cómo cuidarnos unos a otros. Es posible que no sepamos cómo dar o recibir apoyo con nuestro socio. Es posible que tengamos ideas sobre cómo debería funcionar una familia que no sean útiles para nuestra situación. Puede que estemos haciendo demasiado o muy poco. Puede que nos sacrifiquemos. Es posible que estemos pidiendo a nuestra pareja que se sacrifique. Nuestras ideas para el cuidado personal pueden haberse evaporado o nunca haber estado presentes.

Teoría psicológica

La teoría psicológica es compleja. Analiza cómo estamos conectados, si realmente podemos funcionar en un sistema de dos personas o si, en última instancia, dependemos de nosotros mismos para la estimulación y la regulación (un sistema de una sola persona). Explora la relación entre el desarrollo de la primera infancia, cómo nos criaron, nuestros intentos de encontrar seguridad y nuestro estilo de apego y estructura de carácter consecuentes (como el narcisismo, etc.). Examina cómo usamos la fantasía, el distanciamiento, el acercamiento, etc. , en autorregulación. Analiza cómo mantenemos el equilibrio y sobrevivimos a la conexión y la desconexión.

Todo esto subyace en la forma en que cada uno de nosotros responde a un otro significativo, en cómo manejamos nuestro yo neurobiológico. Si bien este conocimiento es útil para quienes trabajan con la teoría psicológica y los médicos, probablemente sea demasiado complicado para el público en general que intenta equilibrar las necesidades propias y de los demás y mejorar sus relaciones.

Paso uno

¿Asi que que hacemos? Decidimos que podemos aprender. Sabemos que otros han realizado cambios significativos y han hecho que sus vidas y relaciones sean felices. Sabemos que las personas han cambiado sus relaciones y sus vidas. Sabemos que podemos volver a cablear y cambiar. Decidir decir SÍ al aprendizaje u obtener ayuda en lugar de decir que no es el primer paso. Decir que sí puede significar leer, unirse a un grupo, escuchar podcasts o recibir terapia.

Auto sacrificio y autocuidado

Un tema que surge en las relaciones es el continuo desde el autosacrificio hasta el cuidado personal. ¿Cuánto sacrificamos? ¿Cómo nos cuidamos? ¿Cómo nos cuidamos unos a otros? ¿Dónde nos perdemos?

Las personas pueden perderse en el autosacrificio de diversas formas. Puede que demos demasiado a nuestro trabajo. Es posible que le demos demasiado a nuestra pareja. Un área en la que nos vemos atrapados en el autosacrificio es en la crianza de nuestros hijos. Podemos perdernos en el autosacrificio si damos demasiada prioridad a nuestra felicidad.

¿Como sucedió esto?

  • Puede que no crea que es digno de cuidarse a sí mismo.
  • Es posible que le hayan enseñado a cuidar de los demás excluyendo sus propias necesidades.
  • Es posible que esté casado con alguien que no quiere ayudar, por lo que termina haciendo demasiado.
  • Es posible que simplemente tenga demasiado que hacer y no sepa cómo administrar su tiempo.
  • Es posible que nunca hayas aprendido a cuidar de ti mismo porque las circunstancias de tu pasado te enseñaron a esforzarte demasiado o no honrarte a ti mismo.
  • Puede estar atrapado en ideas obsoletas sobre quién debería ser.
  • Puede encontrar más significado en la acción que en la conexión.

Resiliencia y conciencia momento a momento

Independientemente, aprender a cuidar de uno mismo es vital para el equilibrio y la resiliencia. La resiliencia significa que podemos superar tiempos difíciles sin estrés indebido. Significa que podemos tomar mejores decisiones. Significa que tenemos un mayor acceso a nuestra felicidad y es menos probable que nos abrumemos.

La resiliencia requiere tanto apoyo (de uno mismo y de los demás) como conciencia momento a momento. Soporte significa que no estamos solos. Podemos detenernos y tomar un respiro. Sabemos que alguien más nos respalda. Nos sentimos más seguros. Así que nos recuperamos más rápido.

El autocuidado es una forma de apoyo y nos ayuda a adaptarnos mejor ante los desafíos. Sin el cuidado personal, tendremos mucha menos capacidad de recuperación.

La conciencia es la clave

El Buda enfatizó la respiración como un camino de despertar porque el enfoque en la respiración aumenta la conciencia.

La conciencia momento a momento significa que somos conscientes en cada momento de la elección que tenemos ante nosotros, ya sea una elección de acción o una elección de actitud. Estamos sintonizados. Sin la conciencia momento a momento de cómo nos sentimos, estamos dirigiendo un barco sin timón. Nuestra conciencia es el timón que nos permite guiarnos.

¿Cómo entendemos la conciencia en el contexto del autocuidado? Tenemos que saber qué es lo que nos apoya y cuida, ya sea individualmente o en las relaciones con los demás. Tenemos que aprender a equilibrar los diferentes aspectos de nuestra vida. Para hacerlo, tenemos que ser conscientes y mirar profundamente. A menudo necesitamos desarrollar y afinar esta habilidad.

El cuidado personal no es una lista de tareas pendientes

A veces pensamos en el autocuidado como una lista de tareas pendientes, lo que reduce la complejidad de lo que es el autocuidado. Por ejemplo, decidimos que si hacemos algo (hacer ejercicio, meditar, tomar una siesta), eso es autocuidado. Pero esto deja de sintonizarnos con cuál es la mejor opción para nosotros en cada momento. Algunas personas necesitan establecer una rutina para establecer el cuidado personal. Pero es posible que otros necesiten sintonizar y ver lo que necesitan en ese momento. Es posible que necesiten sentarse solos ese día y descansar, en lugar de subirse a su bicicleta de spinning. Usar la conciencia y la sintonía hace que el autocuidado sea más vivo y responda a lo que necesitamos en ese momento.

El cuidado personal puede ser complicado

Un hombre empezó a caminar la mayoría de los días. Le hizo sentirse mejor. Para él, eso era lo que necesitaba. Pero tampoco dio ese paseo cuando su cuerpo le dijo que necesitaba descansar.

Una mujer quería empezar a hacer ejercicio después de estar enferma durante un tiempo prolongado. Estaba confundida sobre cuándo esforzarse y cuándo saltarse el ejercicio. Tenía una voz en su cabeza que decía: “Estoy demasiado cansada. No debería hacer ejercicio «. Para ella, el cuidado personal significaba que tenía que superar esa voz y hacer ejercicio de todos modos. Pero un año antes, si hubiera presionado esa voz, se habría estado lastimando porque su cuerpo no estaba listo.

Otra mujer le estaba enseñando a su sobrina una nueva vocación. Estaba ocupada y, a veces, se sentía demasiado para agregar a su apretada agenda. Pero como le enseñó a su sobrina, se estaba criando tanto a ella como a sí misma. Entonces, a pesar de su ajetreo, esta era una forma de autocuidado para ella.

El cuidado personal puede ser sutil, como en los ejemplos anteriores. Mantenerse consciente y en sintonía con las necesidades del momento, permite un auténtico cuidado personal.

Con eso en mente, veamos algunas ideas para el cuidado personal.

Ideas para el cuidado personal:

  • Afirmaciones, como decirse a sí mismo que es digno de pasar tiempo haciendo lo que ama. ¿Eres capaz de hacer esto? Si no es así, es esencial descubrir cómo aprender a hacer esto.
  • Tomando tiempo para el cuidado físico, emocional, espiritual y social. ¿Eres capaz de hacer esto? Si no puede hacer tiempo para sí mismo, ¿qué está pasando? ¿Qué te dices a ti mismo? ¿Se detendrá realmente el mundo si no haces todo? Quizás lo haga. Quizás estás atrapado en una situación en la que tienes que hacerlo todo. Entonces, una parte de tu preocupación sería decirte a ti mismo que tu situación es temporal. Podría incluir pedir ayuda, orar o pedirle al universo que le muestre una salida. A veces estamos construyendo perseverancia. Darnos cuenta de la intención del desafío nos ayuda.
  • Aceptar sus limitaciones: nuestras limitaciones son parte de la vida. Aceptarlos significa que aceptamos nuestra humanidad. Puede significar que estamos perdiendo el control. Ciertamente significa que ya no nos conducimos de una manera insostenible.
  • Tomar decisiones que te den felicidad, ¿no es la alegría uno de los propósitos de la vida? Si olvidó esto, es hora de volver a familiarizarse con esta idea.
  • Hacer las cosas que disfruta: similar a lo anterior, es importante participar en actividades que alimenten su sentido de felicidad y propósito.
  • No solucionar todos los problemas de relación que surgen, no todo es tu trabajo. Puede dejar que su pareja (o hijo) se ocupe de las consecuencias de sus acciones. A veces tenemos miedo de los sentimientos de nuestra pareja o dejamos que se ocupe de lo que ha creado. Esto no es bueno para ninguno de los dos. ¿Cómo lidiarán con sus desafíos y alcanzarán su potencial, si arreglas todo lo que surja?
  • Permitir que otros le den a usted, no es solo el dador. Ser el receptor significa que está abierto a un intercambio igualitario de energía.

El cambio vuelve a alinear nuestras vidas

Vea cuál de estas ideas para el cuidado personal le funciona. El cuidado personal no solo contribuirá a su resiliencia, sino que también lo hará una persona más feliz. Si tienes hijos, ayudarás a enseñarles a cuidar de sí mismos con el ejemplo.

El cuidado personal también le permitirá traer más equilibrio a su relación. Si no te preocupas por ti mismo, el resentimiento puede acumularse, lo cual es destructivo. Cuando dejas de hacer demasiado, por lo general, nuestros socios también tienen que hacer ajustes.

A medida que aprendemos a cuidarnos a nosotros mismos, nuestro mundo cambia y se vuelve a alinear. Nuestra base es más sustancial. Aceptando que a medida que encontramos el equilibrio entre uno mismo y otros cuidados, nos ayudamos a nosotros mismos y a todos aquellos con los que estamos en contacto, independientemente de que sean conscientes de ello.

Similar Articles

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Advertisment

Instagram

Most Popular

25 oraciones de amor y aprecio gay

El cariño entre 2 personas, así sea del mismo sexo o del sexo contrario, expresado en expresiones puede ser dulce,...

3 maneras de reiniciar tu relación cariñosa

Puedes rebobinar esa película a tu parte preferida. ¿Por qué razón no procurarlo en tu relación? Todas y cada una...

Verdades profundas sobre los inconvenientes de seguridad en las relaciones

Si tienes inconvenientes de seguridad en las relaciones, posiblemente debas retroceder un paso para investigar por qué razón los tienes...
You cannot copy content of this page